Buscar este blog

martes, 5 de agosto de 2014

El tiempo es algo muy liviano_Aurea-Vicenta González Martínez



Y lo es. Es tan liviano que el tiempo no importa, que los ciclos vuelven y que lo que fue un destello fugaz en la juventud puede ser la inspiración de una vida entera.
En una época futura, pero no tanto para que sea pura ciencia ficción, los planetas y los sentimientos humanos siguen girando en órbitas idénticas.
La relación una nieta y una abuela, ambas intelectualmente brillantes, tras años de ausencia de la segunda, abre de nuevo una herida que se creía cerrada en el hombre que es nexo entre ambas, el padre y el hijo respectivamente. Rememora, dolorosamente, el abandono del que ha sido víctima por parte de su progenitora, el desamparo y su niñez a la sombra de un padre que también fue un marido abandonado. La incomprensión acerca de los motivos, la cerrazón de una mujer que solo, tantos años después, es capaz de confiarlos a su nieta en la que se refleja y a la que arrastra en su entusiasmo.
Otra mujer, madre, esposa y nuera, será la que atisbe la grandeza de la puerta que se abre; la que puede entrever que todo se calma, que todo pasa, que todo se puede perdonar y curar.
Mujeres de marcado carácter las tres, hacen que pivote sobre ellas la existencia de cuantos las rodean, con sus tramas, sus peleas cotidianas, sus corruptelas y sus proyectos.  Mujeres fuertes y duras que se nos presentan de forma delicada, casi entrañable. Esta aparente contradicción es mérito de una autora capaz de transmitir eso en sus palabras, belleza, dulzura y suavidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿y tú que opinas?